El Rey del Blog
Blog del Rey

Blog en el que se muestra la realidad como es.

Adelgaza de manera saludable y sencilla

Adelgaza de manera saludable y sencilla

Compartir en:

Compartir artículo de El Rey del Blog en Facebook Compartir artículo de El Rey del Blog en Google+ Compartir artículo de El Rey del Blog en Linkedin Compartir artículo de El Rey del Blog en WhatsApp

Todo el que se haya puesto bajo el régimen de una dieta sabe lo duro que es, quitarse de alimentos que nos gustan o pasar hambre, es un sacrificio que muchos no estamos dispuestos a correr y más si tenemos que hacerlo el resto de nuestros días. En la mayoría de casos, solemos abandonar la dieta al segundo mes o comenzamos a permitirnos licencias esporádicas que nos frustran con lo ganado en el resto de la semana. Esto provoca un efecto rebote que nos lleva incluso a ganar más peso y perjudicar la salud.

No se trata de realizar un gran cambio de golpe en nuestra alimentación restringiendo sólo una serie de alimentos o dejar de ingerir otros, esto nos puede afectar de manera visible en nuestro físico como en la piel, en el pelo o boca, y de manera interna provoncando enfermedades o patologías en los órganos o aparato digestivo. También existe el factor psicológico que provoca el agotamiento de una mala alimentación o la frustración de ver productos que nos apetecen y no podemos comer. Debes pensar en introducir pequeños cambios en tus hábitos alimenticios que poco a poco te ayudarán a perder peso de manera progresiva y sin obsesionarte.

Dieta variada y equilibrada.

No abandones un tipo de alimento porque veas que en otras dietas lo hacen. Mantén una dieta en la que cada día consumas un tipo de alimento, por ejemplo puedes comer un día verduras, otro día pescado, al otro legumbre y otro carne. De esta manera no te faltarán los nutrientes necesarios y conseguirás que tu tracto intestinal este sano y tenga una excelente digestión. Muchas proteínas, grasas y vitaminas se encuentran en carnes y pescados y ayudan a la metabolización y sintetización de moléculas como la glucosa, lípidos y carbohidratos evitando que estas se acumulen en forma de colesterol malo y triglicéridos.

El desayuno es la comida más importante del día.

Después de estar horas durmiendo sin ingerir alimento debemos hacer una comida importante para afrontar la jornada de trabajo. Puedes sustituir si no lo haces ya, la leche entera por desnatada con 4% menos de grasa. También puedes ir probando poco a poco a echar menos azúcar en el café, o cambiarla por sacarina o estevia.

Acostúmbrate a no edulcorar la leche con los famosos polvos que chocolatean tu desayuno, contienen gran cantidad de azúcares y tienen un gran aporte calórico que de no quemarse pasan a transformarse en grasas.

Cuidado con los cereales y los zumos, son junto a las bebidas carbonatadas los tres principales productos que contienen más azúcar. Los típicos cereales como los mueslis recomendados por su alto contenido en fibra, tienen mucho azúcar así que cómpralos en herbolarios libres de este tipo de glucosa, los zumos mejor prepáralos tú en casa sin azúcares añadidos.

Guarda el pan del día anterior para hacer una tostada en el desayuno, es mucho más sano que las galletas y la bollería.

Haz 5 comidas diarias.

Incluye el almuerzo y la merienda entre ellas. Lo más saludable es comer una pieza de fruta ya que su contenido en agua es muy elevado y están libres de grasas, te servirá para llegar a la comida y a la cena con menos hambre. Tu cuerpo obtendrá la energía necesaria para cualquier momento del día. Existen productos como arroz inflado y barritas de cereales que presumen de tener un aporte bajo en calorías, en realidad el número de calorías es muy elevado por la cantidad de peso que es. Además cuentan con gran cantidad de pontenciadores del sabor y conservantes, cosa que en la fruta no pasa.

Dile adiós a las salsas de bote.

Las salsas como la de tomate frito, kétchup, mayonesa, barbacoa, etc. Contienen gran cantidad de sal y azúcar añadido y su aporte calórico es alto. Acostúmbrate a preparar salsas, especialmente con verduras, como zanahoria, pimientos, ajo, etc. Otra manera para enriquecer nuestros platos es usar especias, alguna de ellas como la cúrcuma o la mezcla de pimientas le dará un toque de color más apetitoso, por ejemplo a una pechuga de pollo.

Mejor al horno o a la plancha.

Cambiar esta técnica de cocinar reduce en manera notoria el consumo de grasas que los alimentos absorben al freírlos. Muchos productos no necesitan aceite al hacerlos en el horno, a la plancha se necesita aceite pero mucha menos cantidad y tiene la ventaja que tarda menos en calentarse. Puedes seguir comiendo los mismos productos pero de manera más saludable, por ejemplo, se pueden hacer las alitas de pollo, croquetas y verduras al horno, o cocinar los filetes a la plancha.

Acompaña las comidas con agua.

Sustituye las bebidas carbohidratadas o las bebidas con alcohol como la cerveza o el vino por agua. El agua no tiene calorías y es fundamental ya que todas nuestra células de nuestro cuerpo están compuestas de agua.

Seguro que has leído que beber 2 litros de agua al día adelgaza, esto no es así, el agua mejora el transito intestinal y permite el perfecto funcionamiento de nuestros órganos, también ayuda al sistema renal a expulsar antes impurezas y tóxicos. Es imprescindible beber, aguar pero no hace falta una cantidad elevada ya que muchos alimentos contienen mucho agua como la leche, frutas y vegetales.

Reduce el consumo de azúcares añadidos.

Hoy en día, los azúcares añadidos es el principal aliado de la obesidad, sobre todo en los menores. Los azúcares o glucosas son vitales para proveer de energía a nuestro organismo, lo que debes saber, es que muchas verduras, lácteos y frutas, aportan de manera natural la glucosa necesaria en nuestro organismos junto con otros nutrientes. Evita comprar bollería, batidos, patatas fritas o snacks, sé que es muy difícil, pero su contenido en azúcar y sus pontenciadores de sabor como el glutamato, crean una adicción en nuestro cerebro como si fuese una droga. Cámbialos por fruta, bocadillos o frutos secos sin procesar.

Ten siempre a la vista el postre.

Cuando estes comiendo, ten cerca el postre, tu cerebro lo asociará con el total de la comida, así evitarás repetir o echar más cantidad de comida en el plato. Por lo general el postre suele ser fruta o yogur que son saludables y aportan diferentes nutrientes a la comida.

Cenas ligeras y sin hidratos de carbonos.

Por la noche se reduce nuestra actividad y quemamos menos calorías, realiza una cena más ligera compuestas de ensaladas, queso fresco o embutido de pechuga de pavo. Evita acompañarlas con cualquier tipo de pan o ingerir comidas compuestas de pasta o masas. Los hidratos de carbono aportan mucha energía y son muy buenos para hacer ejercicios, por la noche se consume menos energía y los carbohidratos se acumulan en forma de glucógeno, el glucógeno es una cadena de glucosa que se almacena en el hígado, si no se pueden almacenar más, pasarán a convertirse en grasas.

El Pase Extra: Principalmente tenemos que tener en cuenta dos factores muy importantes, primero lo que consumimos, para ello hay que saber que productos compramos cuando vamos al supermercado, lo mejor que podemos hacer es un calendario con las comidas de la semana y llevar una lista con los alimentos que tenemos que comprar. Lo segundo y también muy importante es la manera de cocinar, aprende a usar menos la sartén para freír y prepara distintas elaboraciones, si cocinar no es tu fuerte existen muchos programas de cocinas y libros que te pueden ayudar.

Es muy importante no ponerte metas u objetivos, tampoco cuentes las colorías porque no es bueno para la salud mental. Tienes que ser consciente que debes introducir cambios a tus hábitos alimenticios pero no de manera severa. Conseguirás no frustrarte y educarás a tu cuerpo para obtener una vida más saludable.

Si tu caso es grave, consulta con profesionales cualificados, como un médico, nutricionista o psicólogo. No te fíes de especialistas que no sean profesionales sanitarios de carrera y no pruebes métodos milagrosos o terapias naturales que puedan producir daños en tu salud, además da la casualidad que la mayoría son tratamientos más caros y no está demostrada su eficacia.

Categoria: Salud Etiquetas: Salud, adelgazar, dieta, alimentación, comida, peso.

Compartir en:

Compartir post de El Rey del Blog en Facebook Compartir post de El Rey del Blog en Google+ Compartir post de El Rey del Blog en Linkedin Compartir post de El Rey del Blog en WhatsApp


Social El Rey del Blog.

Seguir en Facebook:


Seguir en Twitter:




©Copyright 2017 - El Rey del Blog.