El Rey del Blog
Blog del Rey

Blog en el que se muestra la realidad como es.

¿Existe la obsolescencia programada?

¿Existe la obsolescencia programada?

Compartir en:

Compartir artículo de El Rey del Blog en Facebook Compartir artículo de El Rey del Blog en Google+ Compartir artículo de El Rey del Blog en Linkedin Compartir artículo de El Rey del Blog en WhatsApp

¡Vaya! Parece que la batidora ha dejado de funcionar de repente, el móvil no aguanta con batería ni medio día y se ha partido la pestaña de la puerta de la lavadora. Si has tenido alguno de estos problemas o similar con cualquier otro producto, seguramente hayas pensado que hacen las cosas para que se estropeen o que ya no duran las cosas como antes.

La obsolescencia programa no hace que un producto deje de funcionar cuando lo hemos utilizado un número concreto de veces o cuando haya pasado una fecha desde su puesta en marcha. No incluyen un software o programa que le diga al producto que deje de funcionar o que se estudie el tipo de material para que se parta o se doble con el tiempo. Estos supondrían un costo en investigación, en mantenimiento y en personal, que haría que a muchos de los fabricantes no les fuese rentable poner un producto en el mercado, sobre todo con la cantidad de competencia y el ritmo que marca el mercado.

Los antiguos electrodomésticos parecen que duraban más que los de ahora, se fabricaban con materiales más nobles y su dureza era mayor, sólo hay que comparar su peso para comprobarlo, pero también es cierto que no todo el mundo podía adquirir un frigorífico o una lavadora, esto suponía una inversión casi del 80% del sueldo de la época e incluso hoy haciendo el cambio en euros, vemos que seguirían siendo caros. Además no incluyen la mitad de funciones y prestaciones de los productos actuales por lo que sufrían un menor deterioro, en cambio consumían y contaminaban más.

La gran apertura de las fronteras y la mayor optimización del transporte, ha hecho que lleguen muchas más marcas con lo que equivale aún aumento de la competencia, teniendo que bajar mucho los costes de producción en materiales y personal. No es lo mismo tener una bisagra metálica que una de plástico.

Un ejemplo muy sencillo lo podemos ver en un ordenador. Hace 20 años un ordenador normal, costaba 50.000 pesetas y la utilidad que le dábamos y el número de horas de uso era 5 veces menos que un ordenador de ahora con muchas más prestaciones y por la mitad de precio. O por ejemplo un móvil, cuantas veces habrás oído que mi primer móvil me duro 5 años, muy bien, uno de los mejores móviles que salieron a la venta asequible para la mayoría de los consumidores, costaba 21.000 pesetas, con él podías llamar, enviar sms y jugar a la serpiente. Con uno actual por el mismo precio, puedes hacer fotos y videos, navegar por internet, escuchar música, utilizarlo como GPS, etc.. Para mantener el precio con todas esas funciones, se ha tenido que fabricar con materiales de menor calidad que deben soportar un uso mayor y por consiguiente sufren más deterioro.

La obsolescencia programa existe no para que deje de funcionar o se rompa un producto, si no para que tengas que cambiar o adaptar el artículo debido a los consumibles como por ejemplo son los cartuchos de tinta de una impresora, el uso de un tipo de gas para refrigerar o las nuevos versiones de programas no compatibles con tu hardware. Pero ahí eres tú el que decides que marca comprar y que modelo elegir con más o menos atributos. No se puede considerar obsoleto un producto porque queramos tener un nuevo avance tecnológico mientras que todavía podemos utilizarlo con normalidad.

El efecto made in China, ¿Por qué voy a comprar un producto, si existe otro que me cuesta la mitad y hace lo mismo? Por qué un producto que vale menos, principalmente tiene peores materiales, la mano de obra es menos cualificada y su departamento de calidad no es tan exigente.

Todos los productos tienen un tiempo de vida dado por el fabricante en el que pueden trabajar a las mayores prestaciones, alargar este tiempo o darle un mal uso, además de no realizar los mantenimientos debidos, significa que el producto puede fallar en cualquier momento. Algún ejemplo, puede ser usar un cargador que no sean de la misma marca o potencia, o piezas que no sean respuestas en un número determinado de vueltas o no sean originales. Por lo que el tiempo de vida especificado es en condiciones óptimas de uso, siendo siempre menor al indicado.

El Pase Extra: No siempre un producto que vale más es mejor, pero en la mayoría de los casos si es así. Tenemos que valorar el uso que le vamos a dar y analizar todas las posibilidades del mercado, no compres un ordenador con un procesador de 16 núcleos para navegar sólo por internet. Es preferible que gastes más en una tarjeta de red que te permita mayor velocidad de navegación o tenga más alcance.

Debes tener muy en cuenta la posibilidad de devolución, también los periodos y los servicios con los que cuentan las garantías. En los electrodomésticos pequeños como una batidora o un tostador, después de que haya pasado el periodo de prueba o devolución no hacemos uso de la garantía en el 70% de los casos, bien sea por el importe o por las molestias de desplazamiento.

Categoria: Economía Etiquetas: Economía, obsolescencia, programada, tecnología, electrodomésticos.

Compartir en:

Compartir post de El Rey del Blog en Facebook Compartir post de El Rey del Blog en Google+ Compartir post de El Rey del Blog en Linkedin Compartir post de El Rey del Blog en WhatsApp


Social El Rey del Blog.

Seguir en Facebook:


Seguir en Twitter:




©Copyright 2017 - El Rey del Blog.